Noticias
miércoles, 20 de septiembre de 2017
Un estudio de la UPV contribuirá a determinar un nuevo caudal ecológico para el río Serpis

El proyecto de investigación se realiza con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Fundación Biodiversidad
 
Investigadores de la Universitat Politècnica de València han puesto en marcha un proyecto cuyo objetivo es actualizar el régimen de caudales ecológicos en el río Serpis, favoreciendo la conservación de especies nativas frente a invasoras y considerando diferentes escenarios de cambio climático y gestión, así como el coste económico de estos regímenes alternativos.  El proyecto de investigación cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y está dirigido por Francisco Martínez-Capel, profesor del Grado en Ciencias Ambientales de la Universitat Politècnica de València, que se imparte en el Campus de Gandia.
 
El proyecto involucra a un equipo multidisciplinar integrado por miembros del Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras (IGIC) y del Instituto Universitario de Investigación de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA), ambos adscritos a la Universitat Politècnica de València (UPV). Además presenta la colaboración externa del Dpto. Zoología y Antropología Física de la Universidad de Murcia (UMU). El proyecto, que lleva por nombre Adaptación al cambio global: gestión integral del régimen ecológico de caudales para el hábitat de la anguila europea y el cacho valenciano frente a especies invasora, ha celebrado su reunión inaugural en el Campus de Gandia.
 
Impacto en la futura gestión del agua y caudales ecológicos

Según Francisco Martínez-Capel, investigador de la UPV, el proyecto supondrá un avance importante en los caudales ecológicos y el conocimiento de las posibilidades futuras de gestión del agua, a medio y largo plazo. ‘Hasta el momento, los regímenes de caudales ecológicos se han limitado a garantizar un caudal mínimo, en cualquier época, para obtener una cantidad aceptable de hábitat para las especies autóctonas de peces más representativas. Desgraciadamente, estos regímenes se han obtenido sin tener en cuenta que podrían favorecer la presencia de especies invasoras, con los consiguientes perjuicios ecológicos que éstas suponen. Por ejemplo, el hecho de que los caudales mínimos se produzcan en invierno y los caudales más elevados en verano, consecuencia de las necesidades de regadío, resulta perjudicial para ciertas especies de estos ríos mediterráneos’.
 
Para Martínez-Capel, en algunos casos el apremio por aprobar los planes de cuenca, unido a la dificultad de observar y tomar datos de algunas especies de peces, hizo que la información fuese muy limitada para algunas especies vulnerables y en peligro crítico de extinción, como puede ser el caso del cachuelo valenciano (Squalius valentinus) y de la anguila europea (Anguilla anguilla).
 
Necesaria revisión de los caudales ecológicos

Los participantes en el proyecto señalan que en los últimos años se ha producido una mejora sustancial en las técnicas para estudiar el hábitat idóneo para las especies, que supera en mucho a las que dieron lugar a la legislación vigente. ‘La información ecológica junto a las nuevas técnicas pueden determinar regímenes de caudales muy diferentes a los obtenidos en el pasado’, destaca Martínez-Capel.

A la luz de estos avances, la revisión de los regímenes de caudales ecológicos por parte de la comunidad científica resulta imperativo, máxime cuando todas las predicciones sobre cambio climático indican una reducción en el recurso agua, con el consiguiente perjuicio económico.
 
El río Serpis

Para la consecución de este ambicioso objetivo se estudiarán los requerimientos de hábitat para las especies más emblemáticas del río Serpis, incluyendo la anguila europea y se analizarán utilizando modernas técnicas de modelación matemática.  ‘Para conocer la evolución del hábitat con diferentes caudales, se utilizarán modelos ajustados que permiten evaluar el hábitat disponible y se ajustan exactamente a un tramo del río’, explica Rafael Muñoz-Mas, investigador del IGIC. 
 
‘Paralelamente se realizará una simulación hidrológica y análisis del sistema de gestión de recursos hídricos para conocer el funcionamiento de la cuenca del Serpis, así como las demandas agrícolas o urbanas que soporta actualmente. Este paso permitirá deducir diferentes regímenes de caudales bajo diferentes alternativas de gestión, escenarios de cambio climático y posibles cambios de cultivos y demanda agrícola’, según explica el investigador Manuel Pulido del IIAMA. El impacto de estos regímenes de caudales alternativos sobre el hábitat disponible para las especies nativas e invasoras, su grado de competencia por el hábitat, y su coste permitirá deducir con mayor rigor un nuevo régimen de caudales ecológicos para el río Serpis.