Noticias
martes, 16 de enero de 2018
Diseñan un nuevo dispositivo para reducir el riesgo de infección en aplicaciones percutáneas como exo-prótesis de fémur y húmero
COLLAR PERCUTÁNEO


Desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València, pertenecientes al Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular y el Centro de Investigación en Ingeniería Mecánica, en colaboración con el Hospital Clínico Universitario de Valencia-INCLIVA y la Universitat de València

Puede aplicarse también en ostomías 


Investigadores de la Universitat Politècnica de València, pertenecientes al Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular y el Centro de Investigación en Ingeniería Mecánica, en colaboración con el Hospital Clínico Universitario de Valencia-INCLIVA y la Universitat de València, han desarrollado un nuevo dispositivo –collar percutáneo- que permitiría reducir el riesgo de infecciones en implantes de prótesis de fémur y húmero, así como en la realización de ostomías.

“El dispositivo inicialmente fue diseñado para aplicarse en exo-prótesis de fémur y húmero, pero al garantizar un sellado de la comunicación permite su utilización en todo tipo de estomas de derivación como colostomías, cistotomías, entre otras”, apunta Antonio Silvestre, investigador de la Universitat de València y del INCLIVA.

Patentado por la UPV y la UV, el collar está compuesto por una malla o rejilla flexible interna que favorece la adhesión del tejido de cicatrización, y permite adaptar la rigidez del collar a la de los tejidos circundantes al mismo; esta malla está acoplada sobre un sistema de anillo rígido roscado y se encuentra recubierta de material flexible microporoso, como la silicona, que conecta los tejidos blandos con la malla interna a través de microcanales, facilitando la proliferación interna de las células.

“El anillo, al que va fijado la malla, crea un sello firme y estable con la epidermis mientras que la flexibilidad adaptada de la malla permite apantallar las tensiones generadas en la interfaz de unión y distribuirlas de forma más homogénea. De esta manera se esperan reducir los desgarros en la zona de unión y mejorar la barrera frente a infecciones”, explican José Expósito, doctorando en Tecnologías para la Salud y el Bienestar en la Universitat Politècnica de València y Antonio Silvestre, investigador de la Universitat de València y del INCLIVA.

Respecto a sus ventajas, los investigadores señalan que actualmente, al practicar un estoma o herida quirúrgica abierta que conecta el interior y exterior del cuerpo el principal riesgo es el de infecciones superficiales y profundas. Este collar, al ser microporoso, mejora la barrera de tejido de cicatrización que crece en su interior. “La clave para reducir las infecciones se encuentra en la proliferación interna de las células tanto epiteliales como adiposas en todo el volumen del collar, generando una mayor cantidad de tejido fibroso de cicatrización capaz de reducir la entrada de agentes patógenos al producir un efecto sellado”, apunta Ana Vallés, investigadora del Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular.  

El dispositivo destaca también por su versatilidad para adaptarse a distintos tipos de vástagos y catéteres, así como bolsas para ostomías o botones gástricos, según destacan José Albelda y Juan Víctor Hoyos, del Centro de Investigación en Ingeniería Mecánica de la Universitat Politècnica de València.